Semana 8

Encuentros en la tercera fase

Los que tenemos ya cierta edad recordarán la película de Steven Spielberg, “Encuentros en la tercera fase y lo que impactó en aquella época aquellos encuentros musicales con extraterrestres. Me ha venido a la memoria este film gracias a lo paranormal de la situación actual, la importancia de la comunicación, ya sea digital pero también musical en tiempos de confinamiento, y lo difícil que se nos hace entender las diferentes “fases” del desconfinamiento / desescalada propuestas por nuestro Gobierno. Pedro, acláranos ¿ para cuando el esperado reencuentro con nuestras familias y amigos?. En este enlace de El Pais, nos hacen un croquis visual para poder entenderlo un poco mejor, empezando el día 4 de Mayo por la fase 0, o sea este pasado Lunes. Según ese esquema y si todo va bien, “la nueva normalidad” podría llegar a finales de Junio, trascurridas 8 semanas desde esta.

56 son los días que llevamos confinados, la gran mayoría de los que hemos podido elegir esta opción vamos ya para 2 meses de cuarentena, o más bien yo diría sesentena.

Si antes me gustaba cuestionarlo todo ahora aún más, sobretodo para poder encontrar alguna respuesta a todo esto tan extraño que estamos viviendo, y he buscado el significado al número 56 en el lenguaje de la numerología y según la web numerología top, es un número relacionado con la familia y las relaciones, pero no cualquier relación, favorecen las relaciones con una inclinación inherente a expresar un sentido de libertad, en esta web siguen dando unas largas explicaciones a su significado, pero yo me quedo con esta primera conclusión; Familia, relaciones y libertad.

Esta semana, precisamente, hemos empezado a ver luz al final del túnel, pues desde el trono de los que tienen el poder, nos han dado un poco de cancha para poder salir a disfrutar de nuestro aire libre, en mi caso de mi preciosa playa y paseo marítimo. Y ahí íbamos todos, como borregos enmascarados mirándonos desde la distancia con emoción, a respirar un poco de libertad en tiempos de confinamiento. Mira que la he tenido cerca durante muchos años, pero nunca antes la había disfrutado tanto como esta semana. Es más creo que nunca había visto tan preciosa la playa ni las puestas de sol de Vilanova. No voy a ser yo la que critique las reuniones clandestinas de grupos que se han podido ver por el camino, ni se me ocurriría denunciar a personas que se encuentran y se ponen a hablar sin mascarilla o sentadas en un banco, quiero pensar que ha sido inconscientemente. Pues “las viejas del visillos” de las redes ya se han ocupado de hacerlo a todo color y trasmitirlo desde su cómodo balcón del anonimato. Pero si que dicen los expertos que puede haber un nuevo rebrote en Junio/Julio y por eso no podemos bajar la guardia, pues “nos dejan” airearnos un poco, no por que el virus se haya ido sino por que se han descolapsados algunos hospitales.

En realidad, si lo pienso bien, creo que llevo muchos años viviendo en mi ecosistema, desde mi burbuja en forma de huevo con miedo a volar, a romper el cascaron y a salir de mi zona de confort. Por que llevo puesto el automático y es la rutina la que guía mi camino. Un camino tan marcado que es difícil salirse de él aunque me estrese y me apague la luz. Y si lo pensamos bien, creo que a todos nos ha pasado un poco lo mismo. Cuando te permites parar para respirar y mirar a tu alrededor te das cuenta que lo que estás construyendo no va por el buen camino. Sobretodo si es un camino que no te sienta bien, por que le das demasiada importancia a lo material, al trabajo y a las cosas efímeras que se pueden sustituir con facilidad. Cuando en realidad lo que tiene importancia son los momentos, las emociones, sensaciones y las personas que nos acompañan en ese camino, sin manipulación, sin mentiras, ni prejuicios, ni imposiciones. No dejemos de cuidarlas, pues cuando no estén las echaremos mucho de menos. Digo personas, como podría decir animales, esos incondicionales de pelo grueso…y pienso en mi perro Jazz y en el que ya se fue, mi querido Armand. En realidad si cierro los ojos no veo cosas materiales, veo momentos, olores, sensaciones y personas que han dejado su huella. Es con eso con lo que quiero seguir formando mi nuevo camino, con mis personas favoritas, persiguiendo mis sueños y respirando mucho más bonito en esta nueva fase de nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s